martes, 14 de mayo de 2024

tardes

 

el año pasado tuve una alumna que vivía en méndez álvaro, una de las calles que concurren en la glorieta de atocha. y esa misma alumna le dio mi número de teléfono a una amiga suya que vive en la misma calle, aunque en este caso hay que bajar un poco menos.

con la alumna del año pasado me ocurría una cosa peculiar: daba igual a qué hora saliera de casa, daba igual que fuera más o menos apurado de tiempo, que al final siempre llegaba a casa de la chica a la hora justa, sin que me faltara ni me sobrara tiempo. y con la alumna de este año, me pasa tres cuartos de lo mismo.

eso me ha llevado a la conclusión de que la calle méndez álvaro es mágica. :D me explico: según el tiempo del que disponga, la velocidad de mis pasos se ajusta automáticamente para llegar a la hora en punto, ni antes ni después.


sabemos que:

velocidad = espacio/tiempo

o, expresado de otra manera:

espacio = velocidad*tiempo

como el espacio -es decir, la distancia hasta casa de la alumna- es constante, eso quiere decir que la velocidad y el tiempo son inversamente proporcionales. si dispongo de menos tiempo, debo aumentar la velocidad. si dispongo de más tiempo, puedo permitirme reducir la velocidad. y parece que la propia calle méndez álvaro ajusta el ritmo de mis pasos por mí. ya digo, es una calle mágica. ;)

después de la clase con esa chica, cojo el autobús para irme a otra, con la alumna de georgia de la que os hablé no hace mucho. vive en el barrio de entrevías. ayer domingo grabé este vídeo de un lugar que veo durante el trayecto y que me parece muy curioso.

después de esa otra clase, cojo el autobús de vuelta hacia atocha. los días están alargando, y a final de curso será de día a esa hora. y si hace bueno llevaré bermudas y chanclas. hoy he estado a punto de ponérmelas, pero según la predicción del tiempo, mañana bajarán las temperaturas. para qué me iba a poner de corto, si mañana me voy a tener que poner de largo otra vez? ^_^

durante el trayecto en autobús, estos días estoy leyendo ‘castigo’ de carme chaparro. y luego otro rato en casa mientras tomo una taza de leche con cacao valor.

cerca de la parada de atocha donde me bajo hay un puesto de churros. a veces me pasa como a hermenegilda, y no puedo resistir la tentación...

espero que os haya gustado el paseo y las pequeñas historias. :*

17 comentarios:

  1. No sé si es la calle, o tu reloj interno, pero qué tarde mágica...

    Me alegra muchísimo. Un abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
  2. Curioso lo que te ocurre con esa calle, tu decides si es magia o el ritmo que le das a tus zancadas, pero desde luego vas de clase en clase, no paras. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Vaaaya ...! qué casualidad! el domingo hablábamos de puentes los dos.. sólo q el tuyo tiene ventana mágica teletrasportadora que te traslada del ruido y la carretera llena de tránsito, a la tranquilidad y el mío, excepto en verano q hay mucho tráfico y cuando circula el tren por encima, q hay un ruido espantoso, al tener una estructura de hierro ( estoy segurísima a tú te pondrías a cubicar las toneladas de hierro q contiene o el número de remaches que los une) suele ser tranquilo siempre...de hecho al atardeanochecer como a las 8 , al terminar el trabajo, siempre q puedo, bajo hasta él por el paseo al lado del río q ya conoces ...siempre q no llueve ...q aquí es demasiado a menudo , ayer por ejemplo diluviaba yo terminé de trabajar !a las 11! por eso tengo tan abandonado el blog .a ver si hoy me pongo...meencantan estos trocitos de tu vida q nos regalas y está calle mágica tuya, !qué suerte tienes! las mías son todas fatídicas salga a la hora q salga sieeeempre llegó tarde ..es mi sino...soy la impuntualidad con patas ..me esfuerzo, te juro q me esfuerzo, pero no hay forma..no tengo solución ;) Un beso grande CHEMA y sí... es verdad - lo olvidaba- las cosas buenas ocurren al otro lado de la barrera de nuestros miedos ...pero cruza con cuidado ...ahí, tb suele haber mucho tráfico ; )

    ResponderEliminar
  4. Voy a tener que quedar en Méndez Álvaro, esa calle tan mágica, yo siempre llego tarde, no sé que me pasa... el caso es que un día lejano fui siempre puntual y tenía que esperar una barbaridad. Me encanta ese puente- ventana, al otro lado parece un pueblo en medio de toda la vorágine de Madrid.
    Me encantan tus entradas. Feliz martes. Besos

    ResponderEliminar
  5. Tus historias siempre son agradecidas, aparte de aprender de ellas, nos enseñas un poco de tu vida diaria.
    Ese trayecto en el autobús te viene genial para leer, yo nunca puedo hacerlo, se me mueven las letras jaja.
    Por cierto, buena novela, de ella he leído No soy un monstruo.
    Un besote, por cierto, hoy de chanclas nada.

    ResponderEliminar
  6. Chema, dicen siempre que lo importante no es lo que nos ocurre cada día, sino cómo lo interpretamos, cómo lo vemos...Y tú nos demuestras, que no sólo ves las matemáticas, también ves formas, puentes, pasadizos, que nos hablan y nos conducen de una realidad a otra en unos momentos...Es cierto que la vida es un milagro, que cada día pasa a nuestro alrededor y hay que estar atentos, porque se nos escapan muchas cosas...Me alegro por esas clases, que te mantienen despierto y entretenido, y ese libro que lees con toda atención, Chema.
    Mi abrazo entrañable y admirado por tu calma, tu perspectiva y sabiduría.

    ResponderEliminar
  7. Uhmmm... Ya me parecía a mí que los magos y los matemáticos tenían mucho parecido 😁😉

    ResponderEliminar
  8. Qué gracia, Chema. Una calle mágica en Madrid, pues a veces pienso que todas lo son. Yo siempre llego tarde salga cuando salga y da igual a donde vaya.... En todo caso y dado que hablamos de magia, tu razonamiento se basa en un axioma muy "muggle" y es que el espacio se mantiene constante, si has visto Oliver y Benji y sus campos de futbol deberías como buen hombre de ciencia que analiza la magia replantearte ese axioma. (Por cierto ya sé que siempre vas muy ocupado pero sigo teniendo la inquietud de si hay una guía para neofito de cómo empezar a leer Esther)

    ResponderEliminar
  9. Amiguiño Chemita...
    Una avenida entre dos paredes en no queda muy bonito.

    Parece que esa parada de autobus está en un lugar donde no hay nada, a no ser que la gente atraviese ese túnel.
    Ya sabemos por qué lo hicieron. 😅

    Lo que dices de la calle mágica (Méndez Álvaro), también me sucede cuando voy a trabajar en el cole.
    Siempre llego puntual, salga a la hora que salga de casa. Jajaja.

    Estuvo bien el post y el vídeo.
    Gracias.

    Cuídate mucho.
    Te envío un gran abrazo, desde el otro lado de las estrellas. ✨
    💖💖

    ResponderEliminar
  10. ¡Ay! Chema. ¡Cómo me gustaría que la calle de mi hija mayor que está a cien pasos de la mía fuera mágica. ¡Nunca es puntual! Además si llega tarde, no creas que se apura sigue a su paso y los demás que esperen. ¡La madre que la parió! que soy yo,
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta tu visión de lo que te rodea, es super positiva... y tienes razón, ese pasadizo parece mágico, y que llegues en punto siempre también ;) A mí me pasa que abro el ojo a la hora exacta a la que he de despertarme o cinco minutos antes de que suene el despertador ¡¡pura magia porque cada día tengo horarios muy distintos...
    Muy amenos tus posts!!

    ResponderEliminar
  12. Me encantan las pequeñas historias, estas tuyas y cualquier otra (bueno, en general). Me encanta que pienses que la calle es mágica porque te hace llegar siempre a la hora, como si fuera un cuento de esos en los que el chico bueno se ve recompensado por ayudar al viejecito espantoso del que otros han pasado y él le ha regalado un caldero de oro. Pues a ti lo mismo: esa calle te da el don de la puntualidad, ese que a mí me falta!!
    Siempre que sé que tengo que ir en bus o tren o coche durante un rato, me llevo mi libro y aprovecho también. Hay que sacar ratitos de aquí y de allá.
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. No es de extrañar que te lluevan alumnas, el profe es muy bueno, explica todo fenomenal y además es ameno. No siempre son fáciles de entender tanto las matemáticas como la física.
    Aunque he ido varias veces a Madrid, apenas si recuerdo el nombre de algunas calles, pero la de Méndez Álvaro no se me olvida, la asocio a la estación de autobuses y en ella he estado más de una vez.
    En cuanto al libro, anotaré el nombre, me acaban de regalar Los hijos de la criada y está a la cola, hay veces que el tiempo pasa demasiado rápido y no da mucho de sí.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  14. Ay que paseo tan bonito. Todos tenemos una calle mágica que nos permite llegar a tempo pase lo que pase.
    Muy feliz noche.

    ResponderEliminar
  15. Quizás quien tenga magia seas tú y no lo calle...

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Chemita,
    No dejas de sorprenderme con la perspectivas que tiene de la vida, del concepto que le das y de la pasión que le pones. Eres genial con los números admiro a las personas que tienen ese punto diferente de ver las cosas cotidianas de la vida.
    Besos amigo, sigue siendo tú, no cambies nunca ¿vale? 😊🧡

    ResponderEliminar
  17. También yo he experimentado el fenómeno de la calle mágica 😀. Nunca llego tarde al trabajo cuando voy por ella, da igual que vaya retrasada o adelantada...
    Estupendo que en tu trayecto pases de lo monótono a lo bello, es muy simbólico eso del puente... Aún màs con tren por encima...
    Cuando llegas a la zona tranquila hasta se oyen los gorrioncillos alegres de la primavera.
    Ha sido bonito ver parte de tu ciudad, Madrid?
    Sería bueno que todos enseñàramos el ambiente que nos rodea, porque ademàs influye en quienes somos... Y hasta en nuestro humor ,😄
    Un beso, Chema y hasta pronto! 😃😉

    ResponderEliminar