martes, 4 de mayo de 2021

aprender

 

la capacidad del cerebro para adquirir nuevos conocimientos, se denomina neuroplasticidad. tiene sentido, ya que en física se dice que un material es ‘plástico’ cuando puede cambiar su forma si se le aplica una fuerza. la neuroplasticidad, por tanto, nos habla de cómo el cerebro puede adaptarse a la nueva información que recibe y a las experiencias que acumula.

siempre se ha considerado que esa adaptabilidad del cerebro es mayor cuando somos niños. está comprobado que los niños tienen más facilidad para aprender idiomas, por ejemplo. y las experiencias de la infancia y la adolescencia siempre se quedan más grabadas.

en mi caso, esa persistencia de los recuerdos y los conocimientos adquiridos en etapas tempranas, es muy marcada. recuerdo a mis compañeros del colegio -con sus nombres y apellidos- como si les estuviera viendo ahora mismo; me sé de memoria los discos que escuché por primera vez cuando era adolescente; me siento en mi zona de confort al releer libros y comics que descubrí en esos primeros años...

con las asignaturas, también me pasa algo parecido. si tengo que explicar matemáticas, física o química de nivel bachillerato, quizá tenga que repasar algún tema antes, pero lo vuelvo a recordar con facilidad. en cambio, se me hace muy cuesta arriba tener que explicar álgebra, estadística o cualquier otra asignatura de nivel universitario. son cosas que estudié cuando mi cerebro ya no era tan absorbente, lo cual ha propiciado su olvido al no haber tenido que volver a usarlas.

sin embargo, no debemos ser pesimistas. en los últimos tiempos, se ha llegado a la conclusión de que el cerebro sigue conservando cierta plasticidad en edad adulta, después de todo. las experiencias que adquirimos obligan al cerebro a adaptarse, creando nuevas conexiones neuronales... es decir, aún estamos a tiempo de aprender cualquier disciplina o actividad nueva para nosotros. ;)

pero tampoco vamos a negar lo que comentábamos al principio, que los conocimientos y recuerdos de la infancia dejan más huella. a vosotr@s también os pasa...?

32 comentarios:

  1. Amiguito Chemita...
    Pues a mí me pasa parecido a como nos has dicho en tu post.
    Me acuerdo del chico que es ahora mi novio, y eso que tenía nada más que 6 o 7 años. Jajaja.
    De anécdotas, bromas, de nuestras actuaciones de Navidad en infantil.

    Es como si fuese ayer mismo.

    Por cierto era como mi hermano hasta que por fin= 😍💖💋💋

    Es cierto que me voy olvidando más de lo último que he estado estudiando.

    Quizás es cierto lo de la neuroplasticidad.
    De niños somos como esponjitas.

    Me gustó tu publicación. Cielo.

    Abrazos desde el otro lado de las estrellas. ✨
    💖💖👦💥

    ResponderEliminar
  2. La.ductilidad del cerebro es mayor en la infancia, eso dicen, de ahí que la educación en una temprana edad es tan importante.
    Pero el cerebro aún no siendo un músculo si considero que hay que ejercitarlo para que no se atrofie.
    Siempre he tenido muy buena memoria, he sido capaz de reproducir conversaciones, incluso he tenido memoria fotográfica y la sigo teniendo, pero intento tener la mente activa en todo momento, ahora que voy a finalizar doblaje, ya estoy pensando en otra cosa que voy a estudiar jijiji.
    Porque es indudable que con los años el cerebro se va deteriorando, también envejece, pero creo que cuanto más se retrase ese momento mateniéndolo activo, pues mejor.
    Hay cosas que aprendí cuando era niña que ahí siguen estando, como algún poema, los ríos o el Álava, Albacete, Almería, Ávila, Badajoz.....jajajaajaja

    Besos, chema.

    ResponderEliminar
  3. Hola.
    Opino exactamente igual. Yo recuerdo muy bien todo lo del instituto, y mucho del cole, pero luego ya tengo una mezcolanza...jejejeje.
    Lo de los discos no lo recuerdo igual, la verdad, algunos si y otros no. Pero recuerdo qué perfume llevaba en ciertas ocasiones(primera cita, primer beso, primer día que salí por la noche...) e incluso la ropa noventera que llevaba en ese momento. También recuerdo ocasiones concretas que en realidad no eran nada del otro mundo, momentos de amigos y de pandilla, conversaciones tontas.
    Lo de los nombres de mis compañeros, no. Estoy en un grupo de antiguos alumnos del instituto y en otro del cole. Pues en el coleme etiquetaron en fotos, y contaban anécdotas vividas conmigo y yo apenas lo recuerdo, y me da rabia. Una foto es del viaje de estudios(tenía 13 años), y hablaban de una anécdota concreta en la que participé y la tengo muy borrosa.
    Para lo qu etenía mucha memoria era para las canciones, recuerdo muchas estrofas de algunas que solo escuché una vez, y las he buscado para recordar.
    Muy feliz día y qué entrada tan chula.

    ResponderEliminar
  4. Se aprende de manera diferente, pero esa plasticidad no se pierde por completo. Por la curiosidad que nos lleva a querer saber.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Interesante entrada... mira todos los años de historia de la humanidad, los avances tecnológicos en tantas áreas y, sin embargo, aún se sabe tan poco del cerebro humano. Es verdad que dicen que los niños en muy temprana edad pueden llegar hasta “absorber” cinco idiomas... aunque también se ha comprobado que en operaciones al cerebro si te tocan el centro del lenguaje podrías hablar en un idioma que has estudiado pero que de forma consciente no eres capaz de reproducir.
    Yo siempre he tenido muy buena memoria, desde muy niña mi madre nos ponía a jugar en esos tableros donde debes encontrar las dos piezas iguales... ni hablar para los números, recuerdo fechas de cumpleaños o algunos datos totalmente inútiles. Y si bien creo que ejercitar la memoria sea algo bueno, a una determinada edad también lo es practicar el olvido... te diría que es hasta sano. Pero ya aquí empiezo a volar... Jajajajajajajajaja!

    Besotes.

    ResponderEliminar
  6. Lo que sé de idiomas lo aprendí de joven. Ahora sólo repaso. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Si algo hay en esta vida que nos hace aprender es la curiosidad, que en esta ocasión es para bien. Y es todo muy interesante lo que dejas plasmado en tu blog. El cerebro es el órgano que menos desarrollado lo tenemos, si lo ejercitáramos seria la leche ajjaja, pero todo a su tiempo. Gracias por tu entrada y por enseñarnos tantas cosas. Un fuerte abrazo con todo cariño. Feliz día.

    ResponderEliminar
  8. No tenía ni idea de esa palabra "Neuroplasticida", ni de su significado, y qué bien lo has explicado. Y sí que debe ser así, porque los niños aprenden más fácilmente idiomas y otras cosas, en cambio, en la edad adulta es más dificil aprender, nos cuesta más. Yo lo voy notando a medida que voy cumpliendo años. Tal vez el cerebro se esté volviendo algo perezoso.

    Es un placer leerte, Chema, la verdad es que siempre aprendo algo interesante y distinto, cuando vengo a tu blog. Y qué bien que has puesto una viñeta de Tintin.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Pues yo tengo una memoria malísima.
    Ya quisiera tener la mitad de la tuya.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Well, I have a terrible memory, and I don't pay attention, my head is often in the clouds haha. Yours is exceptionally good, if you remember everything so clearly, that's impressive! I guess that if one's childhood and youth is happy, it's nice to remember so much. Kisses!

    ResponderEliminar
  11. Jejeje me gusta mucho las viñetas de comic que acompañan a las entradas, y siempre muy ligado al tema de la entrada.
    Y con respecto a captar y recordar información en una edad adulta se hace difícil, pero no imposible, existen técnicas de estudios, y aconsejable jamás de estudiar, aprender cosas nuevas cada día.
    Un abrazo
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Y puede que la genética también juegue su papel en la plasticidad neuronal...
    A mí me pasa que a veces no me acuerdo de algo a bote pronto, pero si me propongo bucear en aquél momento, lo consigo a base concentrarme en hechos coetáneos...
    Muy interesante este tema, Chema, y a la orden del día. Besos

    ResponderEliminar
  13. romaxu, hay vivencias de la infancia que se recuerdan como si hubieran sido ayer. y sí, a veces la amistad se puede transformar en algo más. <3 tu historia es muy bonita. cuando miro libros o apuntes míos de la universidad, pienso "de verdad me estudié yo todo esto?". de algunas cosas me puedo acordar vagamente, pero otras se me han borrado por completo.

    prozac, haces bien en seguir aprendiendo cosas nuevas. como dobladora eres fantástica, ya he escuchado tu voz. :) y sí, hay que ejercitar el cerebro, leyendo o de cualquier otra manera. lo de las provincias por orden alfabético me ha recordado una cosa que poca gente sabe, y es que el primer código postal es el de álava, empezando por 01. ^_^

    gemma, yo recuerdo los nombre de mis compañeros del colegio, pero con los de la universidad pienso "cómo se llamaba éste/ésta?". las primeras veces de cualquier cosa siempre son especiales, aunque luego también se recuerdan algunos momentos aparentemente poco importantes, como bien dices. la memoria es caprichosa. :)

    albada, quizá el cerebro es menos absorbente según nos hacemos mayores, pero también tenemos más experiencia y conocemos técnicas para aprender de manera eficiente. una cosa se compensa con otra...

    besos!!

    ResponderEliminar
  14. alma, yo había oído que ciertas lesiones en el hemisferio cerebral derecho podían causar la pérdida del habla. es un consuelo que esas habilidades se puedan revertir en positivo. :) yo también soy experto en recordar cosas irrelevantes, jeje. y supongo que la mente tiene sus mecanismos para olvidar ciertas vivencias que es mejor no recordar...

    susana, yo en inglés me defiendo más o menos bien. de francés sólo sé algunas cosas básicas que se me quedaron grabadas cuando lo estudié de pequeño.

    campirela, se dice que sólo usamos un pequeño porcentaje de nuestro cerebro. supongo que en el futuro aprenderemos a sacarle más partido. y sí, el saber no ocupa lugar, es bueno tener curiosidad por las cosas. por ejemplo, los canales divulgativos de youtube me interesan más que los de opinión...

    maría, efectivamente, es una viñeta de 'los cigarros del faraón', de su versión original en blanco y negro. cuando me ha pedido darle clases algún universitario y he visto lo que me tenía que repasar, he pensado "yo ya no estoy para estos trotes", como si fuera un trabajo físico. :P

    besos!!

    ResponderEliminar
  15. A mí también me pasa Chema, recuerdo perfectamente cosas de la adolescencia pero casi no me acuerdo de lo que comí ayer, en fin paciencia.

    ResponderEliminar
  16. devoradora, no creas, que la mía es un poco selectiva y caprichosa. para recordar, por ejemplo, dónde puse un documento burocrático que no he tenido que usar ni una vez desde que me lo dieron, tengo auténticas lagunas en mi memoria.

    linda, at some parties with my old school mates, i usually surprise them because i remember all their names and surnames, as well as many stories involving them and the teachers, hehe. this being said, it's difficult to recognize some of my mates behind their beards, which are trendy nowadays. :P

    carlos, podía haber puesto un dibujo de un cerebro, de esos que hay en los libros de psicología, pero preferí poner viñetas. una de tintín aprendiendo el lenguaje de los elefantes, y otra de pulgarcito tratando de entender las explicaciones del señor ogro. ^_^

    milena, a mí a veces me pasa que me acuerdo de alguien del pasado en un momento determinado, un compañero o un profesor, y me empiezan a venir a la mente recuerdos relacionados con esa persona que tenía totalmente enterrados en la mente. y sí, la genética también influye...

    maribel, es que la infancia y la adolescencia dejan mucha huella. y nosotros somos de la generación egb, crecimos en una bonita época. ;) a mí a veces me preguntan en casa por un cargo del mes pasado en la tarjeta de crédito, y pienso "no me acuerdo de lo que hice ayer, y me voy a acordar de hace un mes".

    besos y abrazos!

    ResponderEliminar
  17. Hola, Chema.
    A mí me pasa que recuerdo las escenas incluso, pase el tiempo que pase, incluso los sueños que tuve hace 30 años. Pero igual no me preguntes por la cena de anoche, sin embargo, mi mente necesita un reseteo para volver a recordarlo todo tal cual sucedió, como si pasaran imágenes ante mis ojos.
    Lo cierto es que tengo buena memoria lo que no sé si eso es que mi mente absorbe o no... pero sí que hay cosas que me cuestan más con la edad. La ventaja que el olvidar o ignorar también es positivo en algunos casos.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  18. Muy interesante esa neuroplasticidad del cerebro, Chema...Y debemos mantenerlo activo para que se vaya adaptando y profundizando en nuevas vivencias, conocimientos y circunstancias...Te agradezco que nos lo recuerdes, la curiosidad, la lectura, los viajes y emprender nuevos proyectos obligan a las neuronas a renovarse y mantenernos vivos.
    Mi abrazo entrañable por tus buenos temas, amigo.

    ResponderEliminar
  19. No sé qué decirte. He aprendido bastantes cosas en los últimos años, sobre todo en mi trabajo, que me he tenido que adaptar a las nuevas técnicas y formatos, que por cierto, en el mundo empresarial están todo el día cambiando reglas y métodos, con lo cual tienes que tener el cerebro activo. Pero claro, quizá el periodo que tenga más presente ha sido el de mi primera juventud, cuando viví en Inglaterra, mis primeros novios... ese tipo de cosas.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Hola me encanta pasar por tu blog a parte lo bien que escribes son muy graciosas las viñetas de los chistes. Saludos

    ResponderEliminar
  21. mag, el mundo de los sueños también es apasionante. yo también recuerdo algunos. de pequeño a veces bajaba al parking con mi padre, y me parecía un mundo misterioso. tuve algún sueño con un parking que tenía plantas y plantas... en cuanto a olvidar ciertas vivencias, estoy de acuerdo en que es conveniente, por salud mental...

    mªjesús, vi que trataban este tema en el libro 'los secretos del infinito', y me pareció curioso por ser un tema de psicología más que de matemáticas. y por otro lado, la mayor adaptabilidad del cerebro en la infancia es algo en lo que yo había pensado muchas veces. tienes razón, hay que ejercitar el cerebro leyendo, practicando idiomas, haciendo algún pasatiempo mental...

    rosana, es verdad, en la empresa te cambian los procedimientos de un día para otro, y cada día te mandan hacer una cosa distinta... esa época de tu vida debió ser muy bonita, normal que la recuerdes. hay experiencias que dejan huella aunque sucedan a cierta edad. ahora que lo pienso, eso me ha pasado con los cursos de la beca citius después de acabar la carrera, que me han inspirado varias entradas del blog.

    nany, gracias por tu visita y tu comentario! de pequeño leía muchos comics y lo sigo haciendo. me gusta ilustrar las cosas que cuento con viñetas, que a veces tienen mucho que ver con el tema a tratar y otras veces no tanto. ;)

    besos!!

    ResponderEliminar
  22. Hola Chema,guapo!!Pues sí, hay recuerdos que permanecen aunque haya pasado tiempo, pero en algunas disciplinas, es verdad que si no los trabajas de manera continua ,se van quedando en la buhardilla del cerebro.
    Al menos estamos a tiempo de descubrir nuevas experiencias, aunque, con internet, ya n0s hemos adaptado a algo increíble ,al menos a mi edad(sonrisa)
    Besucos

    ResponderEliminar
  23. Tengo tantos recuerdos de mi niñez y adolescencia. Por suerte y por el momento tengo muy buena memoria , pero los mas bonitos recuerdos son de mi adolescencia al lado del mar…..
    Todos tenemos nuestra máquina del tiempo ¿no? Las que nos llevan hacia atrás, son recuerdos las que nos llevan hacia adelante, son sueños…..

    La forma en que somos es, en gran parte, el resultado de lo que nos ha sucedido, nuestras experiencias en combinación con nuestra naturaleza….

    El mundo entero es un laboratorio para la mente inquieta ¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  24. Hola Chema!!!
    Cierto es que la infancia y adolescencia se marca en la memoria, además de porque físicamente se está en el momento máximo de absorción de información y creación de conexiones neuronales, mirando desde el punto de vista psicológico, es el momento en que se está descubriendo el mundo y todo lo que nos rodea así como a nosotros mismos y eso marca para bien o para mal, incluso de adultos una nueva experiencia se puede recordar con mucha más viveza que las cotidianas y hay personas que han tenido no muy buenas experiencias en la infancia y dicen no acordarse apenas de esa época... El cerebro es capaz de casi todo.
    En fin, todo influye, aunque desde luego esas fases de la vida sea el momento álgido para el cerebro, se sabe que, aunque no al mismo ritmo claro, que se siguen creando conexiones neuronales a lo largo de la vida y que se multiplican si no se dejan de aprender cosas y mantener activa la mente, además también de esta forma se favorece el retraso del Alzheimer en caso de que se padezca en el futuro.
    Yo también tengo unos recuerdos muy fuertes de estas dos épocas que guardo como un tesoro.
    Me ha gustado la entrada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Creo que nunca se deja de aprender, aunque es cierto que cuesta más.
    Un abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
  26. gó, me alegra mucho leerte de nuevo! al final somos capaces de adaptarnos a todo, mi madre ha aprendido incluso a usar el whatsapp. ^_^ pero cuando son cosas más complejas, cuesta. cuando tengo que explicar cosas que di hace mil años y no volví a tocar, siempre me da la sensación de llevarlas "con alfileres", y a mí me gusta dominar lo que enseño.

    lua, el mar es mágico, y quienes han crecido cerca de él necesitan verlo de vez en cuando. pueden venir a la mente recuerdos de hace tres décadas o más, y sentir que sucedieron ayer. y sí, nuestra personalidad viene muy marcada por experiencias de la infancia y la adolescencia.

    arien, bienvenida de nuevo!! quizá los comienzos siempre se recuerdan más. el primer libro que leíste, el primer disco que escuchaste, tu primer día de colegio o de universidad... aunque también es verdad que a veces la mente nos oculta algunos malos recuerdos. me has hecho recordar el caso de freddy mercury, el cantante de queen, que nunca hablaba de su infancia en la isla de zanzíbar. hay que tener activa la mente, leyendo, investigando sobre cosas que nos interesen... me alegra leerte de nuevo y que te haya gustado la entrada, pero por favor, no me digas 'saludos' al final, me parece un poco frío y distante. :)

    rocío, a veces pienso que en un futuro tendremos que aprender nuevas tecnologías para comunicarnos, que sustituyan al whatsapp y a las redes sociales que tenemos ahora. pero bueno, nos acostumbraremos. gracias por dejarme seguirte en instagram!

    abrazos!!

    ResponderEliminar
  27. Se va perdiendo memoria con los años; por eso es tan importante ejercitarla siempre. Yo también me sé todos los nombres de mis compañeros de clase, con apellidos, e incluso sus fechas de nacimiento, porque a mi Eva esotérica siempre le ha gustado eso del zodíaco y relacionaba personas con signos.

    Un beso recordable.

    ResponderEliminar
  28. Es cierto a veces lo bien aprendido es como que queda ahí guardadín para siempre, solo hace falta volver a recordarlo y ahí está.

    Besines utópicos.-

    ResponderEliminar
  29. Jo y tanto que es cierto... a mi me pasa también. Pero menos mal que aún parece que queda algo de plasticidad neuronal para poder aprender algo nuevo aunque ya no seamos tiernos infantes, al menos por fuera... (que yo me sigo sintiendo muy niña, para que nos vamos a engañar jiji) lastima que mis neuronas no lo vean del mismo modo jajaja Un besazo Chema, siempre es un gustazo leerte, me ha matado de risa y de amor a partes iguales la ultima viñeta con el: "ea ¡vamos a tomar chocolate!" :D

    ResponderEliminar
  30. Me gusta tu forma de expresarte con viñetas son tan acertadas! Y tengo muchos recuerdos de muy niña recuerdos de primaria
    Gracias Saludosbuhos! !!

    ResponderEliminar
  31. Como es eso que dicen? la memoria tiene memoria... yo soy una excepción por lo que se ve... Ya no soy elástica jajajaj
    Besos

    ResponderEliminar
  32. eva, pues tienes muy buena memoria!! yo de zodiacos quizá menos, pero sí me gustan las clasificaciones de personalidades como la de heymans, la de myers-briggs, el eneagrama... hice algún test de esos a más de un compañero/a. :)

    irma, normalmente suele ser así, como montar en bicicleta. aunque algunas cosas que estudié en la carrera, cuando vuelvo a mirarlas pienso "no puedo creer que yo llegara a estudiarme esto". ^_^

    lua, bienvenida de nuevo!! :* yo me siento un adolescente eterno. aunque, si en un momento dado se nos plantea la posibilidad de estudiar, pienso: "yo ya no estoy para esos trotes". ^_^ la viñeta es de pulgarcito, el personaje basado en el cuento clásico creado por jan, el dibujante de superlópez. el científico es el 'señor ogro', y la niña que dice lo del chocolate es mari trini, la hija del señor ogro. :D

    búho, yo tengo recuerdos hasta de preescolar, lo que ahora llaman 'infantil'. me gustaría meterme en una máquina del tiempo y volver a esa época. todo se vería diferente: los coches, las tiendas, la manera de vestir de la gente...

    laura, otra frase que me decían cuando era adolescente y me quejaba de las asignaturas de memorizar (tipo historia), es que "la cultura es lo que queda cuando se olvida lo que se estudió". aaaahhh, entonces están reconociendo que se olvida, se han delatado! :D

    besos!!

    ResponderEliminar