miércoles, 28 de octubre de 2015

cajas fuertes


en la casa de mi abuela hay una caja fuerte de gran tamaño, posiblemente tan antigua como la propia casa. está en la sala que llamamos ‘el despacho’, desde donde me conectaba a internet el verano pasado.

de pequeño me fascinaban las cajas fuertes, porque las veía en los tebeos. por ejemplo, cómo no, en los de mortadelo y filemón.


me habría hecho mucha ilusión tener una caja fuerte, aunque no fuera de combinación, sino de simples cerraduras.


los polivalentes pepe gotera y otilio también trabajaban con cajas fuertes, ya fuera para abrirlas en caso de pérdida de las llaves...


...o para instalar algún sistema de seguridad, que sería probado por el cliente. lástima de trampilla, que se tendría que haber abierto hacia dentro.


uno de los personajes secundarios de las historietas de zipi y zape era ‘el manitas’, un torpe ladrón que también intentaba abrir alguna que otra caja fuerte, con resultados desastrosos.


ahora tengo una caja muy modesta para guardar mis cosas, con tan sólo una cerradura. pero confío en que nadie en mi casa la intentará abrir. ;)


la combinación de una caja fuerte activa un complicado conjunto de engranajes. por ello, en caso de que alguien gire la rueda indebidamente, me imagino que se desbaratará por completo y no habrá quien abra la caja. sólo hay una combinación correcta e infinitas incorrectas, con lo cual, a la mínima que muevas la rueda de manera equivocada, ya no irá ni para adelante ni para atrás.


pasamos a otro asunto: marigem, una chica asturiana muy alegre y llena de vitalidad, me ha nominado para algunos premios que ha publicado en una de las últimas entradas de su estupendo blog. me he permitido elegir éste que veis, porque no lo tengo y porque tiene como regla contar siete cosas de uno mismo. servirá para conocernos mejor.


vamos con esas siete cosas...

  1. la oratoria no es mi punto fuerte. hablo despacio y titubeando mucho. aunque he mejorado, porque antes era mucho peor...
  2. mi pie izquierdo tiende a meterse hacia adentro cuando camino, seguramente debido a un esguince que tuve.
  3. me acuerdo de mis compañeros de colegio como si les estuviera viendo ahora mismo. en cambio la gente de la universidad no me ha dejado tanta huella ni mucho menos.
  4. mi grupo favorito es genesis, y su música me va bien para cualquier estado de ánimo en el que me encuentre.
  5. me afeito cada cuatro días. tengo la piel muy fina, y si lo hiciera con más frecuencia sería un suplicio...
  6. me hace más ilusión la ropa de verano que la de invierno. en cuanto llega el buen tiempo, siempre voy a comprarme nuevos conjuntos. para el mal tiempo tengo lo justo y necesario.
  7. cuando voy a quedar con amig@s o a dar clase, me pongo una pulsera que me regalaron, me echo un poco de colonia en el pelo, y me doy manteca de cacao en los labios y crema hidratante en las manos.


voy a conceder este premio a bertha, a queca, a lucía y a fieltro danais. y muchas gracias por haberte acordado de mí, marigem!! :)

viernes, 23 de octubre de 2015

juegos en círculo


esta simpática novela juvenil, el dado de fuego de milagros oya, trata sobre seis chic@s que se reúnen en la noche de san juan para contarse historias de terror. esa fecha ahora queda lejos, pero nos estamos acercando a halloween, que también es una festividad propicia para las historias de miedo.

cada uno de los participantes tiene un número asignado, del 1 al 6. el orden en el que intervienen para contar la historia que llevan preparada se decide lanzando un dado. le tocará al que tenga el número que coincida con la puntuación del dado que haya salido.

ninguno podrá repetir de narrador, al menos no hasta que los seis hayan intervenido. si la puntuación del dado es la de alguien que ya haya salido antes, habrá que lanzar el dado de nuevo. eso quiere decir que, a medida que avanza el juego, más probable será tener que repetir tirada.

efectivamente, la primera vez que se lanza el dado, como ninguno de los seis ha intervenido aún, cualquier puntuación será válida. la segunda vez, existe una pequeña posibilidad de que nos salga el número del primer narrador y haya que lanzar de nuevo. la tercera vez, ya son dos puntuaciones del dado las que tenemos que descartar. la cuarta vez, se han igualado los que han salido ya y los que no: tres a tres. la quinta vez, ya sólo nos quedan dos narradores, y el que salga en esta quinta tirada también decidirá cuál será el sexto y último. y es que para el último ya no hace falta lanzar el dado, porque es el único que queda.

he representado en un diagrama las probabilidades de que el lanzamiento del dado sea fructífero y no haya que repetir, para cada fase del juego. a medida que se avanza, mayor es la probabilidad de tener que lanzar el dado de nuevo, e incluso de tener que repetir varias veces esta acción.


todo esto me ha recordado al juego ‘verdad o reto’, en el cual la participación también se decide al azar. además este juego aparece igualmente en algunas novelas juveniles, entre ellas quantic love de sonia fernández-vidal, que la he releído hace poco.

en el juego ‘verdad o reto’, un grupo de amigos se reúnen en círculo. se hace girar sobre sí misma una botella tumbada en el centro del círculo, y el participante a quien apunte la botella al detenerse su giro será el que intervenga. dicho participante elegirá entre verdad o reto. en el primer caso tendrá que responder con sinceridad a la pregunta que se le plantee. en el segundo caso deberá realizar la prueba que se le proponga, que puede ser desde quitarse prendas hasta besar a alguien del grupo.

a continuación, hay que hacer girar de nuevo la botella para elegir al participante que formulará la pregunta o propondrá la prueba a su compañero. está claro que si sale de nuevo el mismo que va a ser sometido al desafío habrá que girar la botella de nuevo, pues el desafío lo tiene que decidir otro. no tiene gracia que te hagas una pregunta o te pongas a prueba a ti mismo.

con objeto de realizar un análisis similar al del juego de las historias, vamos a establecer como regla de ‘verdad o reto’ que ningún participante repita ni siendo sometido a desafío ni decidiendo el desafío de otro. y supondremos que hay seis participantes al igual que en el otro juego.

elegir al desafiado no presenta gran dificultad. sólo hay que descartar a los que ya hayan sido desafiados anteriormente -y en ese caso habría que girar de nuevo la botella-, al igual que en el juego de los cuentos descartábamos a los que ya habían intervenido.

una vez elegido el desafiado, a continuación hay que elegir al desafiante, y aquí viene la complicación. hay que descartar a los que ya hayan sido desafiantes con anterioridad, así como al desafiado al que le acaba de tocar. pero este último puede que ya haya sido desafiante o puede que no lo haya sido aún, y de eso dependerá que podamos elegir entre más o menos participantes. y ello influirá en la probabilidad de que giremos la botella con éxito y no tengamos que repetir.

como esta parte es un poco complicada, la explicaré con un ejemplo: a los participantes les llamaremos A, B, C, D, E, F. elegimos al 2º desafiado, que resulta ser C. a continuación elegimos al 2º desafiante. supongamos dos casos:
  1. el 1er desafiante fue B, y por tanto tendríamos que descartar a B porque no puede repetir, y a C porque no puede ponerse a prueba a sí mismo. por tanto, nos quedarían para elegir A, D, E, F.
  2. el 1er desafiante fue el propio C, con lo cual sólo tendríamos que descartarle a él. con los otros cinco no habría problema porque ninguno ha sido desafiante aún. así pues, podríamos elegir entre A, B, D, E, F. uno más que en el caso anterior.

de manera similar a lo que ocurría en el juego de las historias, llegará un momento en que sólo nos quedarán para elegir un desafiado y un desafiante, por lo que no será necesario girar la botella.


en este diagrama he obviado los casos en los que hay que repetir el giro de botella para no hacerlo más complicado de lo que ya es. si alguien es capaz de entenderlo, se merece una medalla. ;)

a los dos roles de este juego los he llamado desafiante y desafiado porque no se me han ocurrido otras palabras mejores. había pensado en verdugo y víctima, pero es un poco macabro. activo y pasivo tampoco, porque suena a contabilidad. dominante y dominado... bueno, mejor no sigo. :D

siempre es bonito reunirse con amig@s, ya sea para jugar a ‘verdad o reto’ o para contar historias. y aunque al aire libre tiene más magia, también se puede hacer en una habitación...

viernes, 16 de octubre de 2015

necesidades y deseos


últimamente he tenido dos sueños románticos. y curiosamente eran similares: en ambos salían chicas reales que conozco, y... bueno, me da apuro entrar en más detalles. ;)

una de ellas era dependienta de una tienda de ropa juvenil de santander. ahora creo que está trabajando en un hospital. quizá estaba estudiando enfermería o algo parecido mientras trabajaba en la tienda. es muy simpática y campechana, se acordaba incluso de mi nombre habiendo pasado casi un año de un verano para otro.

la busqué en facebook muchas veces, por su nombre de pila -un nombre poco habitual, lo cual facilita las cosas- y filtrando por santander, hasta que un día la encontré. la agregué y me aceptó rápidamente. tiene novio pero no me lo he tomado excesivamente mal. con otras chicas sí lo he llevado muy mal. a saber por qué se reaccionará de una manera o de otra, la mente humana es complicada.

por cierto, esta camiseta roja me la compré en su tienda.


la otra chica es una panadera con la que tuve un flechazo instantáneo. era alta, delgada, con el pelo muy corto y con un piercing en la nariz y algún tatuaje. no voy a negar que las chicas un poco malotas me dan morbo. ;) claro que eso es una tontería, porque cualquier día me puede gustar una chica que no tenga nada que ver con todo eso.

buscar a esta chica en facebook es más complicado, en primer lugar porque tiene un nombre de pila bastante común. y además, a la hora de filtrar por su lugar de trabajo, también es confuso. os explico: dentro de dos sucursales de gran tamaño de la cadena ‘vips’ han abierto sendas panaderías de ‘santagloria’, una empresa de barcelona que ha empezado a implantarse en madrid. una tienda dentro de otra tienda, vamos.

la he buscado de todas las maneras posibles: filtrando por ‘santagloria’, por ‘vips’ y por otras denominaciones que tiene este grupo empresarial. pero no ha habido manera de encontrarla...

al principio estaba en un vips de al lado de mi casa. dejé de verla, pregunté por ella, y la habían trasladado a otro vips que está un poco más lejos, pero todavía a una distancia accesible. allí fui y la encontré. eso fue en verano, antes de irme de vacaciones. desde que regresé no la he vuelto a ver en ninguno de los dos sitios, lo cual no me ha sorprendido porque ya había observado que a las chicas de la subtienda santagloria las cambian muy a menudo. se ve que hacen contratos temporales...


estas dos chicas nacieron en 1989, casualmente. la de santander lo tiene puesto en su perfil de facebook, y la panadera me lo dijo en una ocasión. eso me hace sentir viejo, y por ello veo difícil que se haga realidad el contenido del sueño, que fue muy similar para ambas. ;)

otro día soñé que estaba en una especie de internado, con chicos y chicas jóvenes, haciendo unos cursos. comíamos y dormíamos allí. recuerdo que le preguntaba a una chica dónde estaban las duchas y cómo se utilizaban, y me lo explicaba todo muy amablemente. ^_^

este sueño está claramente basado en los cursos de la beca ‘citius’ que hice después de acabar la carrera. la beca consistía en un año de prácticas en la empresa para la que te hubieran seleccionado, en horario completo, más unos cursos impartidos en la universidad autónoma, a la cual había que desplazarse después del trabajo.

la mayoría de esos cursos los elegí de la rama de psicología (orientada a la empresa, pero psicología al fin y al cabo), porque siempre me gustó. en ellos interactuábamos mucho entre nosotros, ya que se organizaban numerosos debates y dinámicas de grupo. y si a eso añadimos la compañía que nos hacíamos en los viajes de ida y vuelta en el tren de cercanías, no es extraño que se crearan lazos de amistad.

traté de compartir mis experiencias de la beca citius con mis compañeros de universidad, en los emails colectivos que a menudo nos escribíamos. pero sus cabezas cuadradas no estaban configuradas para asimilar el concepto de “cursos de psicología con compañeros de otras carreras y de otros lugares de españa, en una universidad que no es la politécnica”.


se me ha ocurrido relacionar estos sueños que he tenido con la jerarquía de necesidades de abraham maslow. se podrían ubicar en la categoría de ‘afiliación’, a la que pertenecen el amor, la sexualidad, la amistad, el sentimiento de pertenencia a un grupo...

esta clasificación de necesidades es discutible, por lo que os pido que no matéis al mensajero. ;) si has tenido un desengaño amoroso o si estás en un sitio en el que nadie te dirige la palabra, te va a consolar poco que te digan que por lo menos no te falta el sustento -categorías de ‘fisiología’ y ‘seguridad’-.

los sueños nos dan pistas de cuáles son nuestros deseos y las cosas a las que damos más importancia. vosotr@s tenéis sueños más o menos recurrentes? en qué lugar ponéis el amor, la amistad, etc.? opinad libremente. :)

fuente: el libro de la psicología (wade e. pickren)

viernes, 9 de octubre de 2015

otra de parábolas

un amigo mío del colegio estudió la carrera de marina. debe de ser muy interesante, entre otras cosas porque se estudia mucha geometría, según tengo entendido.

aquí está el capitán haddock, el amigo de tintín, buscando la posición de una pequeña isla donde se supone que hay enterrado un tesoro. se puede observar que está utilizando una regla, un compás y un transportador de ángulos.


nosotros vamos a utilizar también instrumentos de dibujo, pero no para localizar ninguna posición en el mar, sino para dibujar una parábola. ya es la tercera entrada que escribo sobre las parábolas, y en esta ocasión está enfocada desde el punto de vista del dibujo técnico.

una parábola se define como la curva cuyos puntos equidistan de un punto llamado foco y de una recta llamada directriz. en el dibujo escaneado, hemos marcado el foco en color fucsia, y hemos trazado la directriz en morado.

lo primero que conviene hacer es trazar el eje de la parábola, perpendicular a la directriz. el punto de la parábola más fácil de encontrar es su vértice, situado sobre el eje a la mitad de distancia entre el foco y la directriz.

a continuación, vamos a encontrar varios puntos por donde pase la parábola, para después unirlos y trazarla de manera aproximada. para ello, trazaremos varias rectas paralelas a la directriz. con centro en el foco, llevamos con el compás dos arcos -uno a cada lado del eje de la parábola- cuyo radio sea la distancia desde cada recta que hemos trazado hasta la directriz. donde corte a esa recta ‘auxiliar’ -en dos puntos simétricos respecto al eje-, sabemos que pasará la parábola.

de ese modo se cumple la definición de parábola: en nuestra recta auxiliar se encuentran todos los puntos situados a una distancia ‘x’ de la directriz. si hallamos la intersección de esa recta con un arco de radio ‘x’ trazado desde el foco, habremos obtenido los dos puntos situados a distancia ‘x’ tanto del foco como de la directriz.

repetimos el procedimiento varias veces, tantas como precisión deseemos. unimos los puntos marcados, y ya tenemos dibujada nuestra parábola.


sobre el mismo dibujo he marcado las distancias que he ido tomando para determinar los puntos de la parábola, de manera que se vea más claro cómo se ha construido.



no está demasiado bien, pero diré en mi descargo que me ha salido así a la primera. me daba pereza repetirla. ;)

a decir verdad, dudo que los marinos se dediquen a dibujar parábolas. su interpretación física sería seguir una trayectoria en la que el barco se mantenga equidistante de un punto determinado -una isla, quizá- y de una línea recta que podría ser un meridiano o paralelo. pero no se me ocurre qué utilidad práctica podría tener tal trayectoria.

en cualquier caso, hay que reconocer que el capitán haddock está muy versado en cartografía marina. más que mortadelo, a quien le falta algo de pericia en el uso de los instrumentos de medición para localizar posiciones en el océano.

viernes, 2 de octubre de 2015

la chica del tren


la chica del tren es una novela que está muy de moda, ha sido un gran éxito internacional. en cuestión de libros no suelo dejarme llevar mucho por las modas, pero leí algunas reseñas y me pareció que me iba a gustar.

la autora, paula hawkins, no es inglesa de nacimiento, pero como si lo fuera: vive en londres desde 1989, teniendo por aquel entonces 17 años de edad. su exitosa novela se desarrolla asimismo en la ciudad de londres.

el título la chica del tren me hacía pensar que la acción tendría lugar en su mayor parte a bordo de un tren, al igual que en ciertas películas de hitchcock. pero no es exactamente así. la protagonista, rachel, a través de la ventanilla del tren que la conduce a su trabajo, observa algunas escenas a las que posteriormente encontrará su significado.

rachel ve desde el tren la casa de una pareja que jugará un papel central en la historia: megan y scott, aunque al principio no conoce sus nombres. por otro lado, rachel estaba casada con tom, otro de los personajes principales, pero éste la dejó por otra mujer de nombre anna.

de ese modo, en la trama intervienen la pareja formada por megan y scott, y una especie de triángulo amoroso constituido por tom, anna y rachel, que se resiste a admitir la idea de que tom ya no está con ella.

los capítulos están narrados en primera persona por rachel y por megan, de forma alterna. más adelante se añade anna, quien también ofrece su punto de vista.

los capítulos de megan tienen lugar varios meses antes que los de rachel, y hay que esperar hasta casi el final del libro para que las intervenciones de megan coincidan en el tiempo con las primeras de rachel. ese solapamiento temporal es muy esperado por el lector, ya que megan narra sucesos de los que rachel ya había sido testigo y había contado a su manera.


he representado el diagrama temporal de los capítulos narrados por megan y por rachel, así como los emparejamientos entre los personajes principales. como se puede intuir, los capítulos de rachel avanzan más despacio en el tiempo que los de megan. la primera cuenta de manera muy detallada su vida diaria durante esos dos intensos meses, mientras que la segunda cuenta sólo los acontecimientos principales que le suceden durante más de un año.

la chica del tren, a pesar de que tiene algunos momentos duros, me ha parecido muy interesante. el día que lo terminé me quedé levantado hasta muy tarde, ya que el desenlace tenía mucho suspense. no pensaba terminarlo ese día, pero a medida que avanzaba iba resultando más difícil interrumpir la lectura.

rachel se hace querer a pesar de sus defectos. sus inseguridades son algo muy humano y es fácil sentirse identificado con ellas. el quedarse estancado en una etapa que ha terminado y no querer pasar página, es algo que a muchos nos ha pasado alguna vez. indudablemente no es una buena actitud, pero en cierta medida resulta comprensible.