domingo, 1 de diciembre de 2013

cenicero

el otro día fui a una papelería a por unas cosas, y vi por casualidad esta pasta para modelar...


cuando estaba en 1º de egb, hice un cenicero de arcilla que luego pinté de naranja con motas verdes. por qué elegí esos colores, es algo que se podría psicoanalizar... recuerdo que los hicimos en clase, en esas mesas hexagonales que teníamos, y el profesor nos proporcionó los materiales.

ese cenicero lo guardé durante mucho tiempo, aunque ahora ya no sé dónde está. y por eso se me ocurrió hacer otro igual... bueno, igual nunca iba a ser, pero intentaría aproximarme lo más posible.

así pues, lo primero que hice fue dar forma a la pasta. la utilicé toda, con lo cual me salía un cenicero más grande que el que hice de niño. pero si quitaba un poco, me iba a sobrar una pequeña cantidad con la que no habría sabido qué hacer...


tardó dos días en secarse. el siguiente paso fue aplicarle el color. las acuarelas no son la herramienta más adecuada para pintar un objeto de cerámica, pero bueno.

además la gama de colores era muy reducida. el naranja que había era demasiado amarillento, así que lo mezclé con rojo y amarillo. el verde era demasiado oscuro, y por eso lo mezclé con amarillo y azul. lo bueno de esas mezclas es que así quedaba más... jaspeado, podríamos decir.



tenía muchas ganas de terminarlo, por lo que fui un poco impaciente y le apliqué el barniz cuando la acuarela aún no estaba seca del todo. además es que inhalar barniz no es demasiado sano, por lo que esa fase quería quitármela de encima cuanto antes.


y éste es el resultado: un cenicero que muy bien podría estar hecho por un niño de siete años, al igual que el original en el que está inspirado. ;)


16 comentarios:

  1. chema, ahora a por el mapa de plastilina que es mi gran asignatura pendiente. Mis sobrinos hicieron una hace un par de semanas y me enviaron las fotos del paso a paso por guasa ¡lo que hemos avanzado!
    Bssssss
    Cloti

    ResponderEliminar
  2. Hola Chema! acabo de descubrir tu blog y me quedo por aqui para no perderme nada :D.Un besi

    ResponderEliminar
  3. Ya lo vi en el Facebook, pero con todas tus esplicaciones me ah quedado claro todo, el cenicero te a queda muy bien, y por tu impaciencia o no, al correrse las acuarelas ah quedado mas chulo, no crees!

    ResponderEliminar
  4. cloti, también vi la plastilina justo donde tenían esa pasta de moldeo. igual un día me animo. lo del mapa de plastilina tiene que ser divertido de hacer, y como la hay de todos los colores y es muy dúctil... los niños de ahora, la de cosas que hacen!

    karmen, hay una chica que tiene el mismo nombre y apellido que tú, de salamanca, y que muchas amigas mías la tienen en facebook. eres tú?? en cualquier caso, sé más que bienvenida!! ahora me pasaré por tu blog. :)

    bertha, es verdad, como no pretendía ser algo muy perfecto, aunque se corrieran un poco las acuarelas no pasaba nada. así quedaba con aspecto de cuadro abstracto, jeje. por la parte de debajo es por donde más caótico está. ahora lo he puesto de adorno en la cómoda de la entrada.

    besos

    ResponderEliminar
  5. Jajajajaj noo Chema!! yo soy De Almeria mi niño :D!! me ha hecho mucha gracia Un beso .PD: te agradezco que te pases por mi blog (L)

    ResponderEliminar
  6. Yo también lo vi por facebook jejejeje Muy bonito te ha quedao, Chema, a ver si te animas a hacer más cosas jejejej

    ResponderEliminar
  7. Qué divertido, la verdad es que te lo pasarías de muerte moldeando el cenicero y decorándolo, recordando momentos tan agradables y añorados de la infancia, lo que para muchos fueron sin duda (al menos para mí) los mejores años de nuestra vida, donde no existe la responsabilidad, ni las preocupaciones, ni el estrés, sólo soñar, jugar y disfrutar...

    Me encanta como te dicen por ahí arriba el efecto que te ha quedado al correrse el color de cada mota, le da un aire como más atráctivo, o como tú bien dices; el efecto de un cuadro de pintura abstracta, es genial Chema, qué divertido!

    Y te ha quedado igual que el de tu infancia?

    Yo últimamente también he estado moldeando pasta, realizando figuras, pero no es la misma que la tuya, sino la pasta fondant para tartas, que tiene la ventaja de que se puede comer, jaja, así que se disfruta doblemente, jajaja!!

    Saludos Chemita!!

    ResponderEliminar
  8. !Vaya Chema! Veo que estás entrando en el maravilloso mundo de las manualidades... Es un mundo apasionante, y engancha. Ahora vas a tener que ir poniendo todas tus creaciones.

    ResponderEliminar
  9. geno, puse todas las fotos para que se viera el proceso completo, jeje. la verdad es que esto de moldear es agradecido. si yo he sido capaz de hacer una cosa como esta, alguien que de verdad sepa puede hacer virguerías. :D

    maría, sí que me ha quedado parecido. se lo enseñé a mi madre, que recuerda el que hice de pequeño, y dice que es igual. bueno, como lo he hecho yo, aprecio más las diferencias. una amiga de fb me dijo que la primera foto, del cenicero sin pintar, parecía una tarta, jeje. yo creo que la masa de tarta es mejor aún, dan ganas de comerla cruda!
    ah, y la infancia, qué época tan bonita... el año pasado escribí un relato sobre la navidad cuando éramos pequeños, que lo publicaré este año cuando se acerquen esas fechas.

    lucía, de vez en cuando trato de acordarme de manualidades que hice de pequeño, para reproducirlas ahora. como el tablero de ajedrez de cartulina, del que hice una entrada en abril. y recuerdo vagamente que en el colegio también tuve que hacer algo parecido a las láminas enmarcadas de esther que conocéis muchas...

    ResponderEliminar
  10. A mi me hubiera gustado conservar, las cosas que hice para el cole, murales, mosaicos, collage, solo me ha quedado una cosa, ¡que lástima!, enhorabuena por el cenicero y los buenos recuerdos que te trae.
    Un beso.
    ARIEN.

    ResponderEliminar
  11. A mi también me gustaba un montón pringarme con la arcilla!!! Me acabo de acordar, que un año para Navidad, hicimos en clase un belén con figuras de arcilla, y a mi me tocó hacer el pozo. Me salió chachi!! y el día que tenia que llevarlo, cuando iba a entrar al cole, tropecé con un bordillo y adiós pozo!!! menos mal que me dio tiempo, y pude hacer otro!! si no, que hubiera sido del portal de belén sin su pozo!!!
    un beso

    ResponderEliminar
  12. Ay, arcilla, si llegas a ver el pedazo de jarrón que me regaló mi hija en el día de la madre del año pasado!!!! Con incrustaciones y todo! El tuyo te ha quedado muy "Picapiédrico", me recuerda un montón al traje de Pedro Picapiedra mezclado con su dinosaurio, ja, ja, ja,
    BesosChema!!!
    Ah, ya he corregido la entrada para dejar claro que la única nancy en mi biblioteca con nombre propio es nuestra Cherry!
    Más besos

    ResponderEliminar
  13. arien, tú tienes buenas manos, seguro que ya de pequeña hacías cosas muy bonitas. yo el cenicero que hice de pequeño lo conservé hasta no hace mucho, y juraría que lo tenía en un cajón de la mesa donde estoy ahora, pero ya no está ahí, a saber por dónde anda... cuando pintas tus vidrieras, seguro que te manejas con los pinceles bastante mejor que yo. :)

    danais, eso es verdad, hace dos mil años los pozos eran el principal suministro de agua, así que en un belén no puede faltar el pozo! qué cosas tan divertidas hacíamos en el colegio. menos mal que te dio tiempo a hacerlo de nuevo. por cierto, veo en tu blog que haces unos broches preciosos.

    besos!

    ResponderEliminar
  14. rosana, seguro que era muy bonito ese jarrón. esos regalos hacen mucha ilusión y se guardan como oro en paño. el cenicero, ni yo mismo sé por qué lo pinté así, jeje. tiene una forma muy irregular, y me recuerda un poco a las vasijas que se encuentran en los yacimientos arqueológicos.
    ayy cherry, que era muy tímida cuando llegó y luego fue cogiendo confianza... ;)
    besos!!

    ResponderEliminar
  15. Lo que me parece más genial es que hayas querido hacer un cenicero igual al que hiciste de niño, ese es el valor de esta manualidad

    ResponderEliminar
  16. inma, así es, un cenicero no es algo que se me habría ocurrido hacer si no fuera porque lo hice de pequeño. además me gustan las cosas que salen de manera improvisada y casual, y así quedan para siempre. y casual fue la elección de colores que hice para pintarlo cuando era pequeño... por qué fondo naranja y motas verdes?

    ResponderEliminar